electricidad varela blog

Empleo, Formación Y Emprendimiento

La historia de la modesta Sociedad Deportiva Eibar está enmarcada al completo en ese mérito impresionante. Tenía a unos pasos su bello estanque, que había hecho con gran escrupulosidad, en el que las carpas azules y rojiblancas lo miraban con aprecio, de vez en cuando daban un fuerte coletazo para apresurarlo en su meditación, sin embargo el hombre era inmutable, seguía inmerso en sus técnicas de dibujo y los movimientos de su mano, parecía que practicaba una gimnasia mental y mientras no lograra la condición adecuada no se arriesgaría a pintar.



Sólo las abejas y las hormigas violan esta inmovilidad, perturban esa quietud que podría ser absoluta, algunas flores se balancean como si fueran campanillas invertidas tratando de equilibrarse bajo el peso de los pesados zánganos que se ven inútiles para transportar el polen de las amapolas y azucenas, quizá por eso dan tantas vueltas y están impacientes y zumbones.

Por otro lado, el gato siempre siguió colaborando con sus socios que traficaban con ratones, el leopardo siempre creyó que las culpables del problema interno de la sociedad eran las hienas, el tigre nunca pudo llegar al poder por más campañas que hizo, la pantera siguió sometiendo los movimientos insurgentes en toda la selva y el puma llegó a pensar un sistema muy complicado de distribución de carne y pastizales que no necesitaba de acreditación real para llevarse a efecto.

Leche de vaca de raza Jersey Guernesey, grasosa, ordeñada el día tal, periodo de conservación óptima, tres días, al cuarto comenzará la primera etapa de suspensión de la caseína ocasionada por el calcio, dentro de una semana el Hp cambiará y la caseína habrá unido el suero, así que este producto debe ser consumido en los próximos dos días para aprovechar sus mejores cualidades”.

Como era habitual, los técnicos nos encargábamos de verificar que las puertas cerraran bien, que los asientos estuvieran sujetos, que las escobillas estuvieran en buenas condiciones, que las carretillas no tuvieran desperfectos, que las ruedas estuvieran en buen estado y que los sistemas mecánico, eléctrico y neumático funcionaran bien, ya que de ellos dependía la seguridad de los usuarios.

Salimos en estampida de la nave circular, bajo la que nos encontrábamos, y en nuestra fuga se cayeron los rines de las enormes michelines que se habían cambiado el día anterior y los encargados del departamento de neumáticos habían dejado en una pila de unos cuantos metros de alto, a algunos les golpearon las piernas, pero el pánico era tanto que nadie se detuvo a lamentarse de los golpes de las ruedas metálicas.

En cuanto tuvo el hilillo para seguir la guía del viaje comenzaron a aparecer algunas escenas agradables, una de ellas era la conversación sobre la divinidad de las vacas y el momento en que su amigo le había dado una estatuilla, una reproducción de la diosa Kamadhenu Lakshmi, que según decía, le traería buena suerte en el futuro, pero Leo la olvidó en el hotel y lo único que había conservado era ese elefante naranja.

También tenía otra lista con los fetichismos de otros países como: Brasil, dejar caer el bolso al piso- mala suerte, China, mencionar el número cuatro- mala suerte, Dinamarca, guardar los añicos de la vajilla y al final del año arrojárselos a los amigos- buena suerte, Egipto, no dejar las tijeras abiertas- mala suerte, Haití, no caminar con el pie izquierdo descalzo- mala suerte, India, no cortarse el pelo las uñas en jueves sábado- mala suerte.

Cuando iba caminando por una vereda se le apareció un gato negro, por hábito Chencho buscó su pata de conejo en el bolsillo del pantalón y no la encontró, entonces fue hacía un árbol para tocar el tronco y al acercarse al abeto resbaló con las hojas secas de la conífera que por ser como pequeñas agujas sueltas lo arrastraron por una pendiente, para su desgracia en ese momento se quebró una rama de roble y recibió un fuerte impacto en la cabeza que lo mató.

Hasta el día de hoy no sabía que la palabra Cuicuilco quería decir Lugar donde se hacen cantos y danzas” y que se construyó más menos en el año 700 a.C. Como no es mi intención contar la historia de ese lugar, más bien diré que era un pequeño refugio al que nos íbamos mi hermano y yo cuando en la casa había riñas entre mis padres faltaba la comida.

En una reunión anual de la Organización de las Comunidades Mundiales, el presidente de la PUR leyó su declaración de guerra en contra de Salcola por su falta de obediencia y le comunicó a los representantes de relaciones exteriores de todas las naciones que rompieran sus vínculos económicos y políticos con el país insurgente porque violaban el derecho internacional.

Cinco años después, hubo una devolución, la riqueza se fue repartiendo entre los más influyentes y la clase media comenzó a desaparecer, el pueblo quedó oprimido por los dirigentes gubernamentales que ya no eran ni mulatos ni negros como lo habían sido siempre, incluso ya ni siquiera hablaban en su idioma, cada vez se fueron sintiendo más extraños hasta que no quedó un solo salcoles.

En el corazón resurgen los buenos deseos y el ambiente navideño aniega los pulmones de ilusión, sobre todo los niños se regocijan por la próxima llegada de Papá Noel, Santa Claus Died Maroz, para los infantes no hay nacionalidades y les da igual de qué país venga y cómo se llame el emisario con su trineo, siempre y cuando, deje los deseados regalos debajo del árbol.

Se han esmerado tanto en ejecutar su melodía que las bolas, do-re-mi-fa-sol-la-sí, rebotan por todas partes, además como las soplan con un violín y un chelo, como si se tratara de pompas de jabón, la gente se hace más prudente y desliza con suavidad sus pies, como si quisieran bailar un vals, pero como la composición es un aria triste que en vida interpretaba el magnífico Pavarotti, la gente sigue su trayecto con nostalgia y un poco cabizbaja.

Veo su cara marcada por un gesto de dolor que le ha dejado una expresión de mártir, sin embargo, ahora la música ha entrado primero a su alma por las orejas y después ella ha comprendido lo que es. No sé sí sepa que letra tiene la Nessun Dorma, pero ni falta hace porque el sentimiento de la princesa de la canción, en su cuarto frío, ya la ha hecho llorar.